Educar para la Paz
La palabra Paz

Violencia

Paz Negativa y Positiva

Interrelación
educar / paz

Educación para la paz

La Paz

El doble nacimiento de la educación para la paz

Investigación, educación y acción

Un intento de síntesis

La lucha contra el conformismo
La palabra «paz», a su vez, es inequívocamente polisémica. Un análisis lingüístico de su uso ha permitido diferenciar dos grandes concepciones, la negativa y la positiva, emparentadas con dos definiciones de la violencia, la directa y la estructural.

El mismo desarrollo del concepto de violencia ha configurado, o al menos influido notablemente, en la formación del concepto de paz.

Esta preocupación por la violencia no parece necesario justificarla, y menos en la era nuclear. Recordemos, además, que sólo la especie humana es capaz de destruirse y de ejercer su propia fuerza contra sí misma. Este comportamiento del ser humano ha de hacer reflexionar forzosamente a quiénes se interesan por la paz. La violencia es de difícil justificación en nuestra época si se mira al horizonte con las armas nucleares y su capacidad de destrucción total. DOMENACH lo ha expresado así:

«Puesto que no se puede ya contar con la violencia para detener la violencia, es preciso que cada sociedad, y la humanidad entera, si quiere salvarse, hagan prevalecer objetivos ecuménicos sobre los intereses particulares. Es preciso que una práctica del diálogo y una moral del amor, o simplemente de la comprensión, modifiquen las instituciones y las costumbres»

DEFINICIÓN

Veamos, sin embargo, lo que se entiende por violencia, pues es éste un concepto sometido a muy diferentes interpretaciones. Para DOMENACH, es una definición poco compleja y de fácil comprensión, violencia es «el uso de la fuerza, abierta u oculta, con la finalidad de obtener, de un individuo o de un grupo, algo que no quiere consentir libremente».
YVES MICHAUD define la violencia como «una acción directa o indirecta, concentrada o distribuida, destinada a hacer mal a una persona o a destruir ya sea su integridad física o psíquica, sus posesiones o sus participaciones simbólicas».

MCKENZIE define la violencia como el «ejercicio de la fuerza física con la finalidad de hacer da&ntide;o o de causar perjuicio a las personas o a la propiedad; acción o conducta caracterizada por tender a causar mal corporal o por coartar por la fuerza la libertad personal». Para CURLE, violencia es lo mismo que «no pacíficida», y para LAIN JOXE la violencia tiene que ver con el intento de controlar a la sociedad mediante la centralización del saber.

Estas diferentes interpretaciones del concepto de violencia son, suficientes para hacer comprensible algo elemental: la necesidad de abandonar el concepto limitado de violencia, en el sentido de asimilarlo simplemente a algunos tipos de violencia física. La violencia no es solamente un determinado tipo de acto, sino también una determinada potencialidad.

No se refiere sólo a una forma de «hacer», sino también de «no hacer».

LA VIOLENCIA PARA GALTUNG

Llegamos así al punto en el que resulta esclarecedoras las definiciones y tipologías establecidas por GALTUNG. En 1969, en un artículo de gran repercusión publicado en el Journal of Peace Research, GALTUNG afirma que la violencia está presente cuando los seres humanos se ven influidos de tal manera que sus realizaciones efectivas, somáticas y mentales, están por debajo de sus realizaciones potenciales.

Así, la violencia quedaría definida como la causa de la diferencia entre lo potencial y lo efectivo. La violencia estará presente cuando lo potencial sea mayor que lo efectivo y, por definición, esto sea evitable.

GALTUNG introduce, en este trabajo, el concepto de violencia estructural, diferenciándola de la violencia física o directa. Para GALTUNG, hay cuatro tipos de violencias que aparecen cuando no se satisfacen las necesidades humanas básicas:

  • Violencia clásica. Es la violencia directa contra el cuerpo humano.
  • Pobreza. (Privación de necesidades humanas básicas). Es la pobreza condicionada estructuralmente.
  • Represión. (Privación de derechos humanos). Se trata de la represión condicionada estructuralmente). Es la intolerancia represiva.
  • Alienación. (Privación de necesidades superiores). Es la alienación condicionada estructuralmente, es decir, la tolerancia represiva.

El primer tipo de violencia forma parte de la violencia física, mientras que los otros tres configuran la violencia estructural. Para GALTUNG, la realización de la paz exigirá un análisis crítico de las estructuras, de las instituciones y otros tipos de organización social, de cara a determinar las situaciones perjudiciales para ciertos grupos. En otras palabras, y partiendo de la noción de violencia estructural, la verdadera paz exige una reestructuración del sistema, dado que implica la eliminación de cualquier tipos de violencia

ALGUNAS CIFRAS

KÖHLER y ALCOCK han calculado los resultados de la violencia estructural para todos los países del mundo en un período determinado. Respecto a 1965, contabilizaron un total entre 14-18 millones de muertos debido a la violencia estructural, 92.000 muertos en guerra civiles y entre 11.500 y 23.000 muertos debidas a la violencia generada en el interior de los países. Todas estas cifras, sobre un total de muertos de 62 millones de personas.

Las muertes por violencias estructurales son, pues, superiores a la violencia directa (civil o internacional).

Evidenciaron, también, que el mundo subdesarrollado, el Sur, con el 69% de la población mundial, sufrió el 96% de la estructural ocurrida en el mundo, en 1965, el 99,9% de la violencia civil mundial y el 91% de la violencia internacional, todo ello expresado en número de muertos.