Espiral de violencia
Cuando miramos la Tierra...

La violencia atrae a la violencia

Y la represión termina por llegar...

Cuando miramos la Tierra...

Fácilmente descubrimos injusticias por todas partes. Injusticias de diferente naturaleza y de diferentes grados, pero al fin injusticias.

En los países subdesarrollados las injusticias que quizá en algunas partes se ignoren alcanzan a millones de criaturas humanas, de hijos de Dios, reduciéndolos a una situación infrahumana.
Estado del Mundo

Conflictos bélicos

Educación

Desarrollo humano
¿Qué quiere decir exactamente situación infrahumana? ¿No es acaso una expresión demasiado fuerte, cargada de demagogia? De ninguna manera. Con frecuencia existe una herencia de miseria. Porque ¿quién no sabe que la miseria mata como las guerras más sangrientas? Hace más que matar: produce trastornos físicos, trastornos psicológicos (hay muchos retrasados mentales fruto del hambre) y trastornos morales (los que por una situación de esclavitud no oficial, pero real, viven sin perspectivas y sin esperanzas y caen en un cierto fatalismo y en una mentalidad de mendigos).

Pero tengamos cuidado: las injusticias no son monopolio de los países subdesarrollados. Se dan también en los países desarrollados.

En el mundo capitalista, incluso en los países mas ricos, hay estratos subdesarrollados que en Canadá comienzan a llamarse «zonas grises».

Como sabemos, en la Unión Europea se desarrollan planes para erradicar lo que eufemísticamente se denomina «exclusión social». Basta decir que en España con una población de 40 millones de habitantes, se estima que hay más de ocho millones de pobres (ver Informe FOESSA).

Si es verdad que las condiciones infrahumanas en los países desarrollados no son exactamente las mismas que en los países subdesarrollados, también es verdad que la distancia entre la pobreza y la riqueza, dentro de los países ricos, engendra notables contrastes.

Pero las injusticias se sitúan en una perspectiva nueva cuando consideramos las relaciones entre los países desarrollados y los países subdesarrollados.

En varias ocasiones los países subdesarrollados han tratado de entablar diálogo con los países desarrollados a través del UNCTAD 1

Las ayudas ciertamente son útiles, pero siempre resultarán insuficientes. No iremos al fondo del problema mientras no se tenga el valor que ha tenido la encíclica «Populorum progressio» denunciando la monstruosa injusticia que provoca la política actual del comercio internacional.

Incluso el Rapport Pearsor 2, a pesar de que ha hecho débiles alusiones a los problemas del comercio internacional, insiste más en otros puntos, como la explosión demográfica. Pero si el problema demográfico es una realidad, el tercer mundo no aceptará nunca ni planificaciones familiares masivas e impuestas desde el exterior, ni que se simplifique el problema muy complejo del desarrollo reduciéndolo sólo a una vertiente del problema demográfico. Esto parece más una evasión, un pretexto, una escapatoria para evitar hacer frente al problema central y abrumador de las injusticias a escala planetaria.

Por el momento el mundo desarrollado está suficientemente tranquilo y confiado con sus bombas nucleares y se burla del gigante de pies de barro que es el mundo subdesarrollado. Pero, ¿es que los amos de la bomba H calibran con exactitud el alcance y las consecuencias de la bomba de la miseria, la bomba M?

Esta es la situación de las relaciones humanas a las puertas del siglo XXI. Si el auténtico desarrollo supone el desarrollo de todo el hombre y de todos los hombres, en rigor, no hay ningún país en el mundo verdaderamente desarrollado.

Pero aún se puede deducir otra conclusión mucho más importante y mucho más grave, conclusión que debemos señalar por sus consecuencias trágicas: acercaos más al mundo de las injusticias en los países subdesarrollados, en los países desarrollados, en las relaciones entre el mundo desarrollado y el mundo subdesarrollado. Veréis que en todas partes las injusticias son una violencia. Y se puede decir, debemos decir, que la injusticia es la primera de todas las violencias, la violencia número uno.

1 United Nations Conference on Trade and Developmenr: Departamento de las Naciones Unidas para el comercio y el desarrollo.

2 Partners in Development: Report of the Commission on international Development.